Guías de inventarios

La Guía de Buenas Prácticas del IPCC (IPCC, 2000) identifica una categoría principal como “aquella que es prioridad en el sistema de inventario nacional porque su estimación tiene una influencia significativa en el inventario total de gases de efecto invernadero directos de un país, en términos del nivel absoluto de emisiones, la tendencia de las emisiones, o ambos”. Las categorías principales son identificadas en el inventario a fin de que los recursos disponibles para la preparación de inventarios sean priorizados.

Las categorías principales en Perú han sido evaluadas usando las metodologías establecidas en las guías de buenas prácticas del IPCC. Estas metodologías identifican como categorías principales, a las fuentes de emisiones y remociones que sumen el 95% de las emisiones totales de los inventarios en términos absolutos. Así pues, se tiene que la mayor contribución al nivel de análisis proviene de la categoría Uso del Suelo, Cambio de Uso del Suelo y Silvicultura por emisión de CO₂ de Conversión de bosques y pasturas (48,16%) y Cambios en biomasa forestal y otros stocks leñosos (23,58%).  Si no se considera la categoría USCUSS, la mayor contribución proviene de la categoría Fermentación Entérica con 16.47%, seguida de Transportes y Suelos Agrícolas con el 15.64% y 15.30% respectivamente.

Las Guías del IPCC

El Panel Intergubernamental de Cambio Climático – IPCC-  es el principal organismo internacional para la evaluación del cambio climático. Fue establecido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) para proveer al mundo con una clara visión científica sobre el estado actual del conocimiento en el cambio climático y sus posibles impactos ambientales y socioeconómicos.

En tal sentido, el IPCC provee a las partes de las herramientas necesarias para que los países elaboren sus inventarios de manera estandarizada, de tal manera que todos los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero sean consistentes, transparentes, comparables, exactos e íntegros.

Las directrices del IPCC

Las directrices del IPCC están separadas en 3 volúmenes y proveen una detallada guía técnica para que las Partes preparen sus inventarios; sin embargo, cabe señalar que parte de la información en ellos se ha actualizado en la Guía de Buenas Prácticas del IPCC y Gestión de la Incertidumbre (IPCC Good Practice Guidance and Uncertainty Management in National Greenhouse Gas Inventories) y la Guía de Buenas Prácticas del IPCC en USCUSS (IPCC Good Practice Guidance for LULUCF):

  1. Volumen 1: Instrucciones de Reporte de Gases de Efecto Invernadero (Greenhouse Gas Inventory Reporting Instructions): proporciona instrucciones paso a paso para el montaje, documentación y transmisión de los datos del inventario nacional completo.
  2. Volumen 2: Libro de Trabajo de Gases de Efecto Invernadero (Greenhouse Gas Inventory Workbook), es el único disponible en español y contiene sugerencias acerca de la planificación e iniciar un inventario nacional.
  3. Volumen 3: Manual de Referencia de Gases de Efecto Invernadero (Greenhouse Gas Inventory Reference Manual) que proporciona un compendio de información sobre métodos de estimación de emisiones.

Para ver Las Directrices del IPCC Revisadas a 1996 (Revised 1996 IPCC Guidelines) haga click aquí

Guía de Buenas Prácticas del IPCC y Gestión de la Incertidumbre

Por otro lado, la Guía de Buenas Prácticas del IPCC y Gestión de la Incertidumbre (IPCC Good Practice Guidance and Uncertainty Management in National Greenhouse Gas Inventories) proporciona un conjunto de procedimientos destinados a garantizar que los inventarios de gases de efecto invernadero sean exactos en el sentido de que no se sobre estimen ni subestimen, y que las incertidumbres se reduzcan en lo máximo posible.

Para ver la Guía de Buenas Prácticas del IPCC y Gestión de la Incertidumbre  haga click aquí

Guía de Buenas Prácticas del IPCC en Uso del Suelo, Cambio de Uso del Suelo y Silvicultura

Esta guía ayuda a las partes en la elaboración de inventarios para el uso del suelo, cambio de uso del suelo y silvicultura en el sentido de que no se sobre estimen ni subestimen.

Para ver la Guía de Buenas Prácticas del IPCC en Uso del Suelo, Cambio de Uso del Suelo y Silvicultura (Good Practice Guidance for Land Use, Land-Use Change and Forestry) haga click aquí

Red de Generación de datos para el inventario nacional de gases de Efecto Invernadero – INFORMAGEI

La creación de INFORMAGEI, que ya se encuentra a nivel de propuesta legal, deriva de la exigencia de desarrollar un mecanismo oficial y permanente, para  contar con información actualizada y confiable sobre las emisiones de GEI en el país, con la finalidad de orientar las políticas de mitigación y  lograr un mejor aprovechamiento de nuestros recursos naturales.

En efecto, a través de INFORMAGEI, se busca mejorar la calidad de los datos, incluyendo la determinación de niveles de actividad y la elaboración de factores de emisión. Así mismo, se busca optimizar las metodologías de cuantificación de incertidumbre y control de calidad, y perfeccionar los mecanismos de recolección de datos y de coordinación institucional, en especial, en el sector USCUSS y en los complejos productivos, incorporando a todos los actores y agentes económicos.

El INFORMAGEI estará conformado por las autoridades nacionales, sectoriales, regionales y municipales del territorio nacional; por entidades técnicas que realizan investigaciones, evaluaciones y análisis de la información relativa a los GEI; por las entidades generadoras de gases de efecto invernadero; así como por las distintas instituciones y personas interesadas en el proceso de cambio climático y la calidad del aire.

En concreto, el Ministerio del Ambiente (MINAM) formará parte de INFORMAGEI como Entidad Nacional Única responsable del Inventario Nacional de GEI y de preparar y remitir las Comunicaciones Nacionales del Perú a la CMNUCC. De otro lado, la Red de Integración Institucional, que será el soporte organizativo del INFORMAGEI, estará conformada por el conjunto de entidades tanto públicas, como privadas, vinculadas a la generación de datos sobre las emisiones de GEI y otros contaminantes del aire. En esta instancia, también, el Ministerio del Ambiente será la  Autoridad Nacional Competente que centralice la información sobre gases de efecto invernadero.

Finalmente, cabe destacar que existe una serie de retos importantes para la implementación de INFORMAGEI. La mayoría de éstos están relacionados con la pertinencia de los datos de base y su actualización continua, mientras que otros están relacionados con la institucionalidad y la delimitación de funciones entre distintas organizaciones del Estado. Así pues, el diseño e implementación del INFORMAGEI supone acciones de fortalecimiento de capacidades, de transferencia de tecnología, y de coordinación interinstitucional para construir sobre los todavía incipientes esfuerzos de elaboración de inventarios, que ya forman parte del esfuerzo del país por contribuir a la gestión global del cambio climático.