Los diversos esfuerzos de mitigación en el Perú, desde el sector energético, industrial, de transporte, manejo de desechos o el sector forestal, requieren de una planificación efectiva con visión integral. De ahí surge la necesidad que el Perú cuente con un Plan Nacional de Mitigación, el cual se encuentra actualmente en etapa de validación, hasta inicios del 2011.

Dicha Estrategia se basa en 3 líneas de acción:

  • La integración dentro de un esfuerzo internacional con metas ambiciosas de mitigación.
  • Un enfoque en las áreas donde existen co-beneficios, en términos de crecimiento económico, de mejoras ambientales locales y que busque aprovechar sinergias con el Plan Nacional de Adaptación.
  • Un incremento en la capacidad del Estado y la administración pública para enfrentar el problema, y de la sociedad civil peruana para percibirlo y actuar.

En este sentido, se han identificado Programas Nacionales de Mitigación (ProNaMi), que son el equivalente nacional de los NAMA, Medidas Nacionales Adecuadas de Mitigación, denominadas NAMA (por sus siglas en inglés), que podrían ser desarrolladas en 5 sectores: energía, transporte, industria, manejo de desechos, y forestal y uso de suelos, siendo el forestal y energético los sectores más analizados.

Pronamis (Click para agrandar)

Pronamis (Click para agrandar)


Los Pronamis combinan acciones y programas que pueden ser ejecutados como proyectos MDL (tradicionales o programáticos), proyectos con apoyo externo adicional, o proyectos que el país realiza por su cuenta como una contribución a la mitigación global (a cambio de un incremento a la mitigación global). Las mismas deben ser coordinadas por el MINAM y/o el ministerio de la cartera respectiva, bajo un sistema de registro y contabilidad de las acciones y reducciones, permitiendo a terceros la verificación de dichas reducciones, incluso cuando no formen parte de los compromisos nacionales cuantificables, sino como metas voluntarias y verificables.