Perú es reconocido como un país con bajas tasas de deforestación. Sin embargo, las amenazas de deforestación y degradación forestal vienen incrementándose aceleradamente en los últimos años, posiblemente como consecuencia de un desarrollo económico sostenido (en promedio 5% anual en los últimos años), basado principalmente en la explotación de los recursos naturales. Además, los cambios en el uso del suelo y las prácticas en el sector forestal son la principal causa de las emisiones de GEI en el país (47%).

Los factores directos que conducen a la deforestación  y la degradación forestal en el Perú son diversos y varían de Región en Región e incluyen:

  • Agricultura de tala y quema.
  • Extracción de leña y sobre pastoreo en la sierra.
  • Agricultura a gran escala y plantaciones forestales.
  • Limpia de bosques para el cultivo de hoja de coca y otros cultivos ilegales.
  • Construcción de pistas de aterrizaje ilegales.
  • Pastoreo de ganado y desarrollo de carreteras e infraestructura en la Amazonia.
  • Minería aurífera informal principalmente en la Región de Madre de Dios.
  • Aumento de la demanda por la tierra y los recursos debido al crecimiento demográfico.

Sin embargo, existen indicios para sostener que las principales causas de la deforestación y degradación de los bosques están fuera de ellos  y son en su mayoría económicas, sociales y políticas.

Si bien el gobierno Peruano, apoyado por la sociedad civil, ha venido implementando acciones (nivel nacional, regional, local) para recuperar y conservar los ecosistemas forestales, estas acciones aún requieren de apoyo técnico y soporte financiero nacional e internacional para alcanzar las metas deseadas. Se espera que la tasa de deforestación actual se incremente en las próximas décadas, dado los planes de inversión e incremento de actividades ilícitas que se tienen en la Amazonía peruana.

El marco normativo e institucional que facilitaría la implementación de REDD+ está hoy en día siendo revisado y en proceso de mejora por el Estado Peruano. La institucionalidad del Sector forestal viene siendo reestructurada,  habiéndose dividido las competencias del sector en la conservación, competencia del MINAM y la producción forestal, competencia del MINAG. La nueva ley forestal está en proceso de consulta, y se espera que con su promulgación se logre finalmente la mejora de la gobernanza y administración forestal, la descentralización de capacidades y articulación de esfuerzos. La Ley de Compensación por los Servicios Ambientales, que propone el marco general y los lineamientos para la asignación de los derechos de aprovechamiento de los mismos se encuentra actualmente en el congreso de la república para su evaluación.