Actualmente el Perú está abocado a promover el uso de energías renovables y se ha propuesto que al 2012 la matriz energética cuente con un tercio de las mismas. En ese sentido, el sector hidroenergético tiene una importante participación en las reservas energéticas probadas del país, y se espera que la demanda crezca en 100% al 2030. Sin embargo, se presenta una alta vulnerabilidad derivada de la pérdida de masa glaciar y la incidencia del Fenómeno El Niño, que afectan el volumen hídrico y capacidad hidráulica, así como la infraestructura de generación hidroeléctrica.