Agricultura

Foto: MINAM

El sector agrícola en el Perú es uno de los que tienen mayor importancia porque involucran el 23.3% de la PEA nacional (incluyendo agricultura, ganadería, caza y silvicultura) y el 65% de la PEA rural, generando divisas por un valor de $ 1,800 millones de dólares americanos y representando el 4.7% del PBI nacional.

La costa norte es la de mayor producción agropecuaria, tanto por su mayor extensión de áreas agrícolas, como porque tiene una mayor infraestructura de riego. La sierra, en cambio, si bien presenta un mayor volumen de lluvias, no cuenta con alto potencial de nuevos suelos para incorporar al cultivo, debido a su accidentado territorio. Además el déficit de infraestructura de almacenamiento de agua y de riego, así como la dependencia de las lluvias es más marcada que en la costa, porque un gran porcentaje de cultivos se riegan directamente con agua de lluvia. De allí, que en la sierra, las sequias tengan efectos muy negativos.

Finalmente, la selva se caracteriza por tener altas precipitaciones durante 6 meses al año, aunque posee pocas áreas propicias para cultivos y presenta restricciones de orden natural para esta actividad. En efecto, el 34% de la superficie agrícola está bajo riego y se concentra principalmente en la costa, mientras que el 66% de la agricultura se conduce bajo secano, es decir, que depende exclusivamente de las lluvias y se localiza principalmente en la sierra y la selva.

Cabe destacar que, gran parte de la agricultura a nivel nacional aún se caracteriza por ser una actividad de subsistencia, con bajos rendimientos productivos. Esto se debe, entre otros factores, a la existencia de suelos no aptos para el desarrollo de cultivos, al uso de semillas de baja calidad durante la etapa de la producción, a la utilización de tecnología tradicional en la preparación del terreno, al almacenamiento inadecuado, el mercado limitado y la escasa capacidad económica de los productores.