Con el fin de mejorar la aplicación de la Convención de Lucha contra la Desertificación, los países signatarios de la CNULD aprobaron la Estrategia Decenal 2008-2018, a través de la cual se fija, por primera vez, objetivos concretos a largo y mediano plazo, dando a todos los actores una base para gestionar sus actividades contra la desertificación, medir sus avances y movilizar recursos financieros.

En ese sentido, la Estrategia Decenal busca forjar una alianza mundial para revertir y prevenir la desertificación y la degradación de las tierras; y mitigar los efectos de la sequía en las zonas afectadas, a fin de apoyar la reducción de la pobreza y la sostenibilidad ambiental.

Dentro de una perspectiva de largo alcance, la Estrategia ha identificado objetivos estratégicos, dirigidos a enfrentar de manera integral el proceso de degradación de tierras en cada país. Asimismo, ha identificado objetivos operacionales (sensibilización, políticas, capacidades, ciencia y recursos) orientados a que los países vayan marcando hitos en su lucha contra la desertificación, con sus respectivos resultados e indicadores de desempeño, elaborados con contribuciones de las Partes y adoptados en la COP 9.

Para mayor información lea aquí el Marco y Plan Estratégico Decenal 2002-2018