El cambio climático es un problema global con impactos locales diferenciados. Por eso demanda, por un lado, políticas y acuerdos internacionales e intersectoriales; pero también supone adoptar medidas específicas en función del contexto y los recursos disponibles a nivel local, que refuercen las políticas implementadas en otras instancias superiores.