La implementación de medidas para enfrentar el cambio climático depende de la disponibilidad de financiamiento. En ese sentido, además de definirlo como una inversión,  el Estado debe alinear el financiamiento para las medidas de adaptación al cambio climático y lucha contra la desertificación, a sus otras necesidades logísticas y técnicas.

Para ello es preciso que el cambio climático, pase de ser un asunto adicional, a convertirse en una perspectiva orgánica e integrada a los procesos de desarrollo y planificación, en marcha y a  todo nivel. En ese sentido, se requiere construir una visión a largo plazo, promover una cultura de prevención y planificación, fortalecer las capacidades de los gobiernos locales y regionales, promover investigaciones orientadas a la definición de políticas, entre otros.

Todo esto es clave para articular las distintas fuentes de financiamiento, necesarias para enfrentar el cambio climático, tales como: (1) fuentes internas como los fondos nacionales de inversión, canon, etc; (2) fuentes internacionales y (3) fuentes privadas.  En esta línea, es fundamental saber  identificar y priorizar medidas y acciones específicas a ser financiadas. A continuación se presentan algunas medidas y actividades priorizadas para la mitigación y adaptación al cambio climático.

Medidas de mitigación e incentivos para la transición hacia una economía baja en carbono

  • Validación y socialización del Plan Nacional de Mitigación formulado para la Segunda Comunicación Nacional; y la realización de estudios complementarios sobre criterios de priorización de opciones.
  • Adecuación del marco legal para la fiscalización de emisiones, los reportes de las empresas y la implementación de pagos por servicios ambientales.Diseño de instrumentos para la promoción de combustibles, energías y tecnologías limpias.
  • Fortalecimiento y potenciación de la aplicación del MDL en el país con miras a implementar NAMA, y aprovechamiento de las ventajas comparativas y el posicionamiento del país en el tema.
  • Culminación de los procesos preparatorios para la implementación de los mecanismos de REDD+ en el país, en el marco de la estrategia y programas nacionales de conservación de bosques.

Medidas para la adaptación frente al cambio climático

  • Planteamiento de escenarios de cambio climático a la menor escala posible, aplicando modelos y análisis de tendencias para reducir la incertidumbre, a los niveles nacional, regional y de cuencas, y difusión de los resultados a nivel nacional y regional.
  • Estudios de riesgo y vulnerabilidad en sectores y áreas priorizadas: agua, agricultura, economía, pesca, áreas con alta biodiversidad, indicando los impactos sobre ecosistemas y poblaciones más vulnerables, para su difusión y aplicación en la acción sectorial correspondiente.
  • Análisis sectorial de los costos del cambio climático y de las necesidades de inversión y financiamiento.Análisis e investigación sobre enfoques metodológicos en la gestión de riesgos y cambio climático.
  • Registro de experiencias y avances al nivel nacional e internacional, para establecer puntos de encuentro de actores, y definir roles y responsabilidades específicas para cada uno, de acuerdo a sus competencias.
  • Proyectos piloto de reducción de vulnerabilidad e incremento de capacidad de adaptación en sectores, regiones, localidades y ecosistemas prioritarios, escalables o replicables a nivel nacional.
  • Propuestas e iniciativas de adaptación para turismo, acuicultura, planificación territorial y otros sectores emergentes en la economía nacional.
  • Programa de conservación de ecosistemas frágiles como medida prioritaria de adaptación en diversas zonas del país.