Se han definido una serie de necesidades y prioridades de financiamiento en materia de adaptación y mitigación del cambio climático en nuestro país. Para financiarlas, se puede acceder a las siguientes fuentes y mecanismos:

  • Fuentes internas: son los recursos del Estado como los fondos nacionales de inversión, presupuestos participativos, un porcentaje del canon, entre otros.
  • Fuentes internacionales: de la cooperación o de la banca multilateral de desarrollo. El acceso a estos fondos toma tiempo y es complejo; y debe contar con el visto bueno del MINAM y/o del MEF, en la mayoría de casos. Algunos de estos son:

El Fondo Mundial del Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés).

El Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) fue creado en 1991 para hacerle frente a los retos ambientales de alcance mundial. Reúne a los Gobiernos de 182 países miembros —en asociación con instituciones internacionales, ONGs y el sector privado— y es la mayor fuente de financiamiento para proyectos relacionados a la diversidad biológica, cambio climático, agua, degradación de la tierra, protección de la capa de ozono, entre otros.
Hasta el momento el Fondo ha asignado  US$8600 millones, habiendo movilizado también  cofinanciamiento por un valor superior a los US$36 100 millones para más de 2400 proyectos en unos 165 países en desarrollo y con economías en transición.

Los Fondos de Inversión del Clima (CIF, por sus siglas en inglés).

Los Fondos de Inversión del Clima tienen por objetivo apoyar a los países en desarrollo en la aplicación de tecnologías limpias, la gestión sostenible de los bosques, el aumento del uso de energías renovables, entre otros.
Los Fondos de Inversión del Clima están integrados por:

Fondo Especial de Cambio Climático (SCCF, por sus siglas en inglés).

El Fondo Especial del Cambio Climático fue establecido en el 2001 para financiar proyectos relacionados con: la adaptación, la transferencia de tecnología y creación de capacidad, la energía, el transporte, la industria, la agricultura, la silvicultura, la gestión de residuos, y la diversificación económica.
El Fondo Especial de Cambio Climático es operado por el Fondo Mundial del Ambiente (GEF).

El Fondo para la Adaptación

El Fondo para la Adaptación es el principal instrumento financiero bajo la CMNUCC, establecido por las Partes suscritas al Protocolo de Kioto.
Su objetivo es financiar proyectos y programas de adaptación, en los países en desarrollo que son Parte del Protocolo de Kioto.
Para acceder a los fondos, los países pueden suscribir sus propuestas a través de una entidad implementadora multilateral (como el PNUD, PNUMA, PMA, Banco Mundial, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola, el Banco Asiático para el Desarrollo) o una entidad implementadora nacional, previamente acreditada.

Fondo para países menos adelantados

El Fondo para los Países Menos Adelantados se estableció para apoyar a estos países en la preparación y ejecución de Programas de Acción Nacional para la Adaptación (NAPAs).
Cabe destacar que el Fondo Mundial del Ambiente (GEF) es el responsable de operar el Fondo para países menos adelantados.

El Fondo Verde

Establecido en la COP 16 en Cancún, tiene como objetivo financiar las necesidades de adaptación y mitigación de cambio climático en los países en vías de desarrollo.