Con la finalidad de contrarrestar la actividad ilegal de la extracción de madera en las zonas de amortiguamiento de las áreas protegidas, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado-SERNANP, a través de la Jefatura de la Reserva Nacional Pacaya Samiria, RNPS, realizó lo que denominó un “mega operativo” para detener las operaciones de madereros ilegales asentados en los límites de dicha área.

La zona intervenida fue el río Puinahua (límite natural de la RNPS), cerca a las comunidades de Obrero I, Zona Victoria, Padre López y Montebello, ubicadas en los distritos de Puinahua, Maquia y Sarayacu, Provincia de Requena, en la Región Loreto.

Esta intervención se coordinó conjuntamente con la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental, la Marina de Guerra y la División de Turismo y Protección Ambiental de la Policía Nacional del Perú, quienes desde el 4 al 7 de febrero se movilizaron hacia la zona deforestada logrando la detención de cinco madereros y el decomiso de siete tractores forestales utilizados para esta actividad ilegal, los mismos que ahora se encuentran en custodia de los efectivos de la PNP y el personal guardaparque de la reserva, respectivamente.

Asimismo, se encontraron aproximadamente 800 trozas de madera de las especies “capirona” y “capinuri”, así como ejemplares de motosierras y motobombas.

Culminado el operativo, el SERNANP y las instituciones involucradas en la intervención se encuentran realizando las coordinaciones necesarias para transportar los tractores hasta la ciudad de Iquitos y tomar las medidas pertinentes para sancionar a los responsables de estos delitos ambientales.

Tala ilegal, un problema que involucra a todos

Es importante conocer que esta actividad ilegal afecta tanto a los ecosistemas como a las comunidades que se benefician de los recursos que les proveen los bosques. Generalmente, madereros ilegales llegan hasta las comunidades asentadas en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional Pacaya Samiria y les ofrecen productos o pagos irrisorios a cambio de que les permitan la extracción de diversas especies forestales maderables en la zona.

Posteriormente, se “blanquea” la madera y se presume que es transportada en balsas con documentación de permisos forestales falsos que acreditan un lugar de procedencia muy distinto, lo que genera que el personal guardaparque del área pierda autoridad sobre el producto talado.

Por este motivo, instituciones y autoridades involucradas con el tema unieron esfuerzos para confrontar y potenciar una lucha conjunta contra la tala ilegal en las zonas de amortiguamiento del área natural protegida.

Fuente: SERNANP

San Isidro, 11 de febrero de 2011

Unidad de Comunicaciones

Ministerio del Ambiente

www.minam.gob.pe