La vulnerabilidad de la cuenca está determinada por:

  • Su alto nivel de afectación por el FEN, que produce inundaciones, sequías y cambios en la temperatura del mar que produce migración de especies disponibles.
  • Economía basada en actividades sensibles al clima como son la agricultura y la pesca.
  • Deterioro de la infraestructura de transportes y comunicaciones, que produce el aislamiento de las poblaciones y afectación del comercio.
  • La reserva de Poechos se encuentra colmatada y no permite contar con gran capacidad de almacenamiento en caso que las sequías se prolonguen más de un año.
  • Las zonas urbanas y la infraestructura de carreteras, puentes y vías, no están preparadas para lluvias intensas.
  • La ubicación de infraestructura en zonas del alto riesgo, desprotección de obras de infraestructura frente a eventos climáticos adversos, y la falta de capacidad para la incorporación de normas de diseño adecuadas.
  • Las defensas ribereñas e infraestructura de transportes actuales no soportan caudales por lluvias extraordinarias.

El análisis de vulnerabilidad siguiere que, en el futuro, tanto las sequías como las inundaciones se harían más recurrentes en distintas partes de la cuenca. Los modelos indican la probabilidad de que se presente un evento El Niño tan intenso en lluvias como el del 82/83 antes del 2015.

Los eventos impactarían los activos productivos, las cosechas por falta de agua, el volumen y calidad de la producción debido a la escasez o exceso de agua. Esto disminuiría las exportaciones agrarias con la consecuente reducción de divisas y recaudación de impuestos.

Estrategia de Adaptacion Al CC-Piura