Contaminación Ambiental

Foto: MINAM

Para comprender el origen y las causas del cambio climático debemos entender primero qué es el “efecto de invernadero”. Este es un proceso natural que regula la temperatura de la Tierra  para hacer posible la vida.  Mediante el efecto invernadero, la atmósfera que rodea la Tierra permite que una parte de la energía solar se acumule en la superficie del planeta para calentarlo y mantener una temperatura aproximada de 15ºC.

Como se muestra en el gráfico abajo, el proceso se inicia cuando la radiación del sol llega a la tierra. Una parte de esta radiación es absorbida por los océanos, la tierra y bosques, y otra es reflejada al espacio. Los GEI (Gases de Efecto Invernadero) absorben parte de la radiación solar infrarroja reflejada por la Tierra y como resultado, esta se mantiene lo suficientemente caliente para hacer posible la vida sobre el planeta.

Efecto invernadero (Click para agrandar)

Efecto invernadero (Click para agrandar)


Pero el ser humano ha alterado el efecto invernadero natural, convirtiéndolo en una de las amenazas más serias para el desarrollo sostenible. En los últimos años, una serie de actividades humanas han producido la excesiva emisión de GEI, principalmente de dióxido de carbono (CO2), que es responsable casi del 50-60 % del calentamiento global previsto para los próximos años. De esta manera, se ha sobrepasado la capacidad de absorción de la Tierra; con lo que se eleva el calor retenido en la superficie terrestre y aumenta gradualmente la temperatura global del planeta.

Los principales Gases de Efecto Invernadero (GEI) son: el dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N20), hidroclorofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafloruro de azufre (SF6). Estos provienen básicamente de la combustión de combustibles fósiles para generar energía, la industria, transporte, la deforestación, la agricultura y el manejo de desechos.

El cambio climático trae consigo una serie de incertidumbres, sobre el alcance y posibles consecuencias de sus impactos. Sin embargo, ya es considerado como una de las amenazas más serias para el medio ambiente global, cuyo impacto afectará  la actividad económica, la infraestructura (centros educativos, centros de salud, viviendas, carreteras, centrales eléctricas y de agua, etc.), la salud, la seguridad alimentaria el agua y la disponibilidad de otros recursos naturales; a nivel local.