El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) ha desarrollado, en los últimos años, una serie de informes e investigaciones que dan cuenta de los siguientes impactos proyectados del cambio climático a nivel global:

  1. Durante el siglo XXI, la temperatura promedio mundial subirá unos 2ºC, con un rango de 1ºC a 5.8ºC y continuará elevándose por algunas décadas aunque se estabilicen las emisiones.
  2. Se prevé que aumente la frecuencia e intensidad de algunos eventos climáticos extremos, durante el siglo XXI; mientras que la frecuencia de sucesos de temperaturas extremadamente bajas, como las olas de frío, disminuirán.
  3. Se prevé que aumente la frecuencia de inundaciones y sequías, en algunas zonas del mundo.
  4. El nivel del mar se elevará en un rango medio estimado de 50cm (15 cm y 90 cm, como mínimo y máximo respectivamente) y continuará subiendo por siglos.
  5. El incremento de la temperatura afectará a los diversos sistemas físicos y biológicos, como los arrecifes de coral, glaciares, manglares, bosques boreales y tropicales.
  6. Aumentará el número de personas expuestas a enfermedades transmitidas por vectores (como el paludismo) y en aguas pantanosas (como el cólera), pudiéndose generar un aumento de la mortalidad por estrés causado por el calor.
Escasez de agua

Foto: MINAM

En efecto, diversas actividades económicas como la agricultura, silvicultura, pesca, energía e industria; verán incrementada su sensibilidad y vulnerabilidad al cambio climático. En ese sentido, el desarrollo e implementación de las medidas de adaptación es clave, junto con el fortalecimiento de las capacidades para hacerle frente. Las medias de adaptación deben complementar los esfuerzos de mitigación del cambio climático, a la vez que se aprovechan las oportunidades de ganancias económicas y ambientales con tecnologías limpias, que pueden introducirse para mitigar el cambio climático.