En la CP 16,  que se llevó a cabo en Cancún México, los países Parte de la CMNUCC llegaron a un consenso traducido a  una serie de decisiones llamadas “Acuerdos de Cancún“. Esto ha sido visto como un nuevo impulso a las negociaciones sobre cambio climático. Sin embargo, no se llegó a un acuerdo vinculante más allá de 2012 bajo las negociaciones del Protocolo de Kyoto.

En la CP 16 participaron aproximadamente 20 mil personas pertenecientes a 193 países. La delegación peruana estuvo conformada por 20 personas (del MINAM, RREE, MEF, FONAM, Congreso de la República, y Cooperación Suiza), de los cuales 12 eran técnicos en negociación.

Los Acuerdos de Cancún

A. Decisiones de la Conferencia de las Partes de la CMNUCC

1. En líneas generales

La CP afirmó que los esfuerzos globales de mitigación que permitan el logro de los niveles de estabilización deseada son necesarios. Así, las Partes que son países desarrollados deben mostrar liderazgo mediante la realización de reducciones ambiciosas de emisiones y en la provisión de tecnología, construcción de capacidades y recursos financieros a los países en desarrollo.

Las Partes afirmaron que la adaptación debe ser tratada con la misma prioridad que la mitigación, y en tanto requiere de arreglos institucionales adecuados para mejorar las medidas de adaptación y apoyo.

La CP acordó trabajar hacia la identificación de un plazo para alcanzar un máximo global de las emisiones de gases de efecto invernadero basado en los mejores conocimientos científicos disponibles y el acceso equitativo al desarrollo sostenible. Esto será considerado en la CP 17 en Sudáfrica.

COP-16_1

Fuente: Secretaría de la CMNUCC

2. Mitigación

Los objetivos de los países industrializados y las acciones de los países en desarrollo se reconocieron oficialmente bajo un proceso multilateral, en base a las metas de reducción propuestas en el Acuerdo de Copenhague. Con ello, los Acuerdos de Cancún comprometen a los grandes emisores (EEUU,  China, UE, Brasil e India) a reducir sus emisiones para el año 2020.

Los países industrializados crearán planes y estrategias de desarrollo bajo en carbono y evaluarán la mejor forma de hacerlo, incluyendo a través de mecanismos de mercado, y reportarán sus inventarios cada año.

Las Partes que son países en desarrollo, contribuiran a la mitigación del cambio climático a través de  Medidas de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (NAMAs).

Los Acuerdos de Cancún también establecen un sistema bienal de “consultas internacionales y el análisis” (ICA), mediante el cual la información sobre el progreso de mitigación será analizada y compartida en un foro internacional (en el OSE), con expertos técnicos y representantes de la Parte concerniente, para discutir el contenido del reporte.

Por último, se decidió considerar el establecimiento, en la CP 17, de uno o más mecanismos de mercado para mejorar la relación coste-eficacia y promoción en favor de las medidas de mitigación. Estos mecanismos podrían incluir a REDD+.

3. Adaptación

Se estableció un Nuevo Marco de Adaptación de Cancún con el objetivo de permitir una mejor planificación e implementación de los proyectos de adaptación en los países en desarrollo a través de un mayor financiamiento y soporte técnico, incluyendo un proceso claro para continuar con el trabajo en pérdidas y daños[1]. Para ello se decidió establecer un Comité de Adaptación, con el cual se busca prestar apoyo técnico y orientación a las Partes, respetando el enfoque impulsado por los países, con el fin de facilitar la aplicación de las actividades de adaptación, así como intercambiar información de las Partes sobre sus medidas, avances y barreras entorno a la adaptación.

Además, se decidió establecer un proceso para permitir que los países menos desarrollados formulen y apliquen planes nacionales de adaptación, como medio para identificar las necesidades de adaptación a medio y largo plazo y el desarrollo e implementación estrategias y programas para hacer frente a esas necesidades.

4. Financiamiento

Se estableció un proceso para diseñar un Fondo Verde para el Clima que dé financiamiento a las actividades de mitigación y adaptación, basándose en el fondo propuesto en el Acuerdo de Copenhague. El fondo contará con una junta de supervisión, con igual representación de los países en desarrollo y desarrollados (24 miembros en total). Asimismo, se invitó al Banco Mundial a ser el fiduciario, lo cual estará sujeto a revisión luego de los primeros tres años de ser implementado el Fondo.

Además, se tomó nota del compromiso de los países desarrollados de proveer un total de 30 mil millones de dólares en financiamiento de arranque rápido proveniente de los países industrializados para apoyar la acción sobre cambio climático en los países en desarrollo hasta el año 2012 y la intención de recaudar $100 billones de dólares anuales  al 2020 para las necesidades de los países en desarrollo. En base a este compromiso, se decidió que una parte significativa de la financiación multilateral para la adaptación deberá fluir a través de la Fondo Verde para el Clima.

5. Tecnología

Las Partes establecieron un mecanismo de tecnología para aumentar la cooperación tecnológica para apoyar la acción sobre adaptación y mitigación. El mecanismo consiste en un Comité Ejecutivo de Tecnología, y un Centro y  Red de Tecnología Climática en donde se evaluarán las necesidades tecnológicas. Asimismo, se establecieron prioridades para el desarrollo del mecanismo, entre ellas están: la mejora de los conocimientos técnicos nacionales, la difusión de tecnologías limpias, la inversión en el desarrollo de la tecnología, los sistemas de observación del cambio climático, y los sistemas nacionales de innovación e innovación tecnológica.

6. REDD

Con los Acuerdos de Cancún se alienta a los países en desarrollo a contribuir a las medidas de mitigación en el sector forestal mediante la realización de actividades (REDD+) según se considere apropiado por cada Parte y de conformidad con sus respectivas capacidades y circunstancias nacionales. Las actividades identificadas son:

a)      Reducción de las emisiones de la deforestación

b)      Reducción de las emisiones de la degradación de los bosques

c)      Conservación de las reservas forestales de carbono

d)      Gestión sostenible de los bosques

e)      Mejoramiento de las reservas de carbono de los bosques

Para ello, se solicita a los países en desarrollo a: a. desarrollar una estrategia nacional o plan de acción; b. desarrollar el nivel de referencia de emisiones del bosque nacional y/o el nivel de referencia del bosque o, como medida provisional, desarrollar los niveles de referencia de los bosques a nivel sub-nacional; c. desarrollar un sistema nacional de vigilancia de los bosques para el seguimiento y la notificación de las actividades; y d. desarrollar un sistema para proporcionar información sobre cómo se han asegurado las salvaguardas[2].

Para más detalles de los resultados, acuerdos y reportes de la CP 16, visitar:

http://unfccc.int/meetings/cop_16/items/5571.php


Secretaria de la CMNUCC. Comunicado de Prensa: La Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático en Cancún da como resultado un paquete equilibrado de decisiones, restaura la fe en proceso multilateral, 11 de diciembre de 2010
Lang, Chris. The Cancun agreement on REDD, REDD-Monitor, 18 de diciembre de 2010. En: http://www.redd-monitor.org/2010/12/18/the-cancun-agreement-on-redd-four-questions-and-four-answers/