El Perú otorga la más alta prioridad a las negociaciones sobre Cambio Climático que se llevan adelante en el contexto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) y apoya decididamente el esfuerzo multilateral para alcanzar, al término del proceso negociador, un resultado vinculante, ambicioso y eficaz mediante la búsqueda de consensos en el entorno de la CMNUCC y del Protocolo de Kyoto.

Durante los primeros años, el tema principal de las negociaciones, también denominadas Conferencias de las Partes (CP), fue la mitigación de GEI por parte de los países desarrollados, momento en el que se estableció el Protocolo de Kioto.  En las siguientes negociaciones el tema de adaptación al comenzó a tomar mayor realce a medida que los impactos del cambio climático se hicieron más evidentes y el IPCC presentaba informes cada vez más detallados. Desde la CP 8, en el año 2002, se comenzaron a incluir temas como la búsqueda del desarrollo y la erradicación de la pobreza. Esto se definió en la CP 10, con el Programa de trabajo de Buenos Aires sobre Adaptación y Medidas de Respuesta.

Otros hitos de las negociaciones lo marcaron la CP 11,  primera conferencia tras la entrada en vigor del Protocolo de Kioto; asimismo, entre la CP 11 (2005) y la CP 13 (2007) se adoptaron conclusiones relacionados a los hallazgos claves del Grupo de Trabajo III del IPCC, que incluyó la siguiente afirmación: “las emisiones globales de gases de efecto invernadero deben llegar a su pico máximo en los próximos 10 a 15 años y luego ser reducidas a más de la mitad  respecto de los niveles del año 2000 hacia mediados del siglo XXI, para que se puedan estabilizar las concentraciones de esos gases en la atmósfera en los niveles más bajos admisibles”. Se reconoció que los países desarrollados como grupo, deberían reducir sus emisiones en un rango que esté entre un 25-40% por debajo de los niveles de 1990 para el año 2020. [1]

Durante la CP 13, que se llevó a cabo en Bali los gobiernos de los países desarrollados y de los países en desarrollo, acordaron aumentar sus esfuerzos para enfrentar el cambio climático y adoptaron la Hoja de Ruta de Bali. La Hoja de Ruta de Bali, que consta de un número de decisiones que representan los diferentes caminos para lograr un clima seguro en el futuro, incluye el Plan de Acción de Bali (PAB), que traza el curso de un nuevo proceso de negociación, estableciendo cinco pilares de acción: visión compartida,  mitigación, adaptación, tecnología y financiamiento. [2]

Para más información sobre las últimas conferencias en las que ha participado Perú, haz clic aquí [link a página interna Copenhague 2009] para la CP 15 en Copenhague, y haz clic aquí [link a página interna Cancún 2010] para la CP 16 en Cancún.

El Perú es un país comprometido con el desarrollo nacional  sostenible en un contexto global. En este sentido, promueve una dinámica económica baja en carbono y contribuye con el esfuerzo mundial de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Asimismo, el territorio del Perú es altamente vulnerable a los efectos adversos del Cambio Climático y, por lo tanto, también su población, las actividades productivas y los ecosistemas naturales. Por ello su gobierno está  plenamente comprometido con el esfuerzo que se debe realizar para llegar a resultados positivos que permitan reducir estas amenazas y sus importantes costos incrementales para alcanzar sus metas de desarrollo.


Boletín de Negociaciones de la Tierra del IISD: http://www.iisd.ca/vol12/enb12383s.html
Perdomo, Martha. VISIÓN GENERAL DE LA HOJA DE RUTA DE BALI. 2009