La adaptación al cambio climático es un asunto de inminente prioridad para el país en su camino al desarrollo. Las pérdidas estimadas como consecuencia de los impactos causados por el cambio climático superan largamente a las inversiones requeridas para su prevención y reducción de riesgos.

Las necesidades de adaptación del Perú que se describen a continuación son:

Información, investigación y observación sistemática. Se requiere dar prioridad a la generación de información de base como información física: estadísticas del clima, hidrológicas y meteorológicas.

Fortalecimiento de capacidades. Existe la necesidad realizar un análisis prospectivo y generar instrumentos de gestión del riesgo que incorporen la variable de cambio climático.

Políticas, marco legal e instrumentos. Una gran parte de la normativa e instrumentos a nivel nacional no considera aún los impactos de cambio climático.

Tecnología. El análisis de las necesidades tecnológicas para la adaptación al cambio climático, que incluye la recuperación y evaluación de factibilidad de los conocimientos ancestrales.

Financiamiento. Los flujos de financiamiento e inversión que serán necesarios son bastantes importantes dada la alta vulnerabilidad del país.

En un estudio desarrollado para el Banco Central de Reserva del Perú (El Cambio Climático y sus efectos en el Perú, Vargas 2009) sobre la medición del impacto del cambio climático para el Perú, el cual se basa en el marco teórico propuesto por Dell, et al (2008), se estima un impacto negativo sobre la tasa de crecimiento del PBI, y se muestran las siguientes proyecciones:

Al 2030 habría un aumento del 1°C en la temperatura  y 10% de mayor variabilidad en las precipitaciones, con los siguientes impactos sobre la tasa de crecimiento: reducción máxima de 0,67 puntos porcentuales, consistente con una caída promedio de 0,34 putos porcentuales en el período 2009 -2030. Impactos sobre el nivel del PBI: pérdida máxima de 6,8 % en el nivel del 2030, consistente con una pérdida promedio de 2,6 % en el período 2009-2030.

Al 2050 habría un aumento de 2°C en la temperatura y 20% de mayor variabilidad en las precipitaciones, con los siguientes impactos sobre la tasa de crecimiento: reducción máxima de 1,33 %, consistente con una caída promedio de 0,65 % en el período 2009-2050. Impactos sobre el nivel del PBI: pérdida máxima de 23,4 % en el nivel del 2030, consistente con una pérdida promedio de 8,6 % en el período 2009-2050.